Sergio Lazaro

Si no desacredito a nadie

José, su esposo, era un hombre correcto, y no queriendo desacreditarla, pensó firmarle privadamente un acta de divorcio. Mateo 1, 19
¿Tengo cuidado de no desacreditar a nadie?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.