Oportunidad de oro

Se respira cierta tensión entre la gente en La Habana. El fantasma de los apagones de la una nueva escasez ronda la ciudad. El carácter coyuntural de “la nueva situación”, no se lo ha creído nadie que oye los intentos tranquilizadores de los medios de comunicación.
Yo veo una nueva oportunidad para el Estado: dejar de cambiar por especias a bajo precio el trabajo valiosísimo de especialistas cubanos y aprovechar los bajos precios del petróleo para comprarlo en el mejor mercado y comenzar a venderlo a precios competitivos con el mercado subterráneo, Leer más