Avatar

El reto de la alegría

Cada día se presenta como un reto, en el que una sucesión de tareas, prioridades, imprevistos  prisas, pueden agobiarnos, de tal modo en que termine primando la frustración por lo que no hicimos, sobre la alegría de lo que sí hicimos y de por qué lo hicimos; el gozo por lo que somos y amamos, y la alegría…, la de las pequeñas cosas que deciden para nosotros y para quienes nos rodean. Esa alegría cotidiana, no es más que un producto de esa otra Alegría, que está más allá de los condicionamientos, y que suele ser escurridiza. A esa, el Papa la ha llamado “la Alegría del Evangelio”, es la que nada ni nadie puede quitarnos al final, si sabemos descubrirla.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.