Reconocimiento

Uno de los dos ladrones que crucificaron junto a Jesús lo ofendía pidiéndole que lo librara de aquello, su compañero lo regaño por eso: “¿Acaso no temes a Dios estando en el mismo suplicio?” ¡Este hombre reconocía en aquel rastrojo humano crucificado a Dios mismo!¡Vio que Dios sufría con él, y que además lo hacía injustamente! La fe no consiste en creer en cosas mágicas e increíbles, la fe consiste en saber ver a Dios junto a nosotros aun en la peor de las circunstancias: ¡cuando Dios mismo está sufriendo nuestro suplicio! Leer más