Sergio Lazaro

Si hablo y oigo según el bien

Y enseguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente. Marcos 7, 35
¿Uso mis oídos y mi lengua para el bien o para el mal?

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.