Avatar

Santa Cruz

¡Feliz la culpa que mereció tal redentor!
Así se reza en la vigilia pascual desde los primeros Siglos. ¿Cómo es posible que el pecado mismo alcance la «felicidad»?
Por la cruz… ¡Feliz el que la carga y sigue adelante!
Si importante es cargarla, importante es avanzar, buscando cambiar lo que me rodea. De otra forma no es cruz, es opio, conformismo y desidia.
La cruz verdadera implica avance, en las personas, las familias y los pueblos. La redención, es decir, la felicidad, es la consecuencia primera.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.