La Piedra Fundacional

La única Institución que fundó Jesucristo fue el Papado. Le dejó a la Iglesia una «piedra fundacional», una «»última instancia», que confirma la Fe.
Eso se vio muy claro hace tres días en Roma, durante la Bendición a la Ciudad y al Mundo.


En una una plaza vacía el Papa realiza el Oficio del Pastor Universal: enseña y bendice. Cuando parece que todo se desmorona, cuando no es visible la expresión pública cotidiana de la Fe, la Iglesia sigue viva en cada fiel, en cada comunidad, y aun cuando esa vida es difícil de ver: ahí está la Piedra firme sobre la que Cristo erigió su Iglesia.

Sufrir no es sucumbir

El Señor está cerca del que sufre
y salva a los que están abatidos.
El justo padece muchos males,
pero el Señor lo libra de ellos.
Salmo34(33),17-18

El creyente sufre como cualquier otra persona, pero la perseverancia en la fe le otorga una cualidad especial: el Señor nos libra del mal: sufrimos, pero al final ese mal no vence, por tanto, podemos cambiarlo, aunque sea un poco.

Leer más