Sergio Lazaro

El mayor regalo

La Virgen y quienes la acompañaban, «no se quedaron paralizadas en el dolor. Hicieron algo sencillo, prepararon los perfumes y ofrendas para visitar la tumba del Señor al día siguiente… Estas mujeres, sin saberlo,

preparaban en la oscuridad de aquel sábado, el amanecer del primer día de la semana.» (De la Hoomilía del Papa en la Vigilia Pascual de 2020)

¿Hago lo que está a mi alcance en el silencio y el anonimato?¿O me dejo paralizar por el miedo? De la respuesta a estad preguntad depende que puedamos ver al Resucitado.

«No es un mero optimismo, una palmadita en la espalda, …, es un regalo del cielo que no podíamos conquistar por nosotros mismos.» Es un «derecho fundamental» el derecho a la esperanza, a la certeza de que Dios conduce todo hacia el bien, aunque los optimismos más intrépidos puedan flaquear.

Es el mayor regalo: la vida plena que no acaba.

0 Compartir