Sergio Lazaro

Sincronizar al tiempo de los otros

El Coronavirus nos ha hecho dejar las calles pero nos deja tiempo para conectar con otros por teléfono o Internet.

Lo que hasta ahora ha sido un espacio alternativo de ocio, marketing o estudio, ahora es la única vía de encontrarnos con personas que normalmente veíamos presencialmente. Mientras los horarios cambian, los tiempos vitales se trastocan, y se vive encierro físico, se nos ha abierto una nueva oportunidad de encuentro: sincronizar a ratos con el tiempo del otro.

Se trata de encontrar a los amigos y a los grupos de amigos de manera más profunda usando los recursos de los chats y los perfiles en redes. En este tiempo la alguna vez considerada invitación de FaceBook: “¿qué estás pensando?”, toma una connotación distinta, y podría traducirse a: “¿Qué vas a compartir de tu riqueza interior? Ahora te dispones a entrar en el tiempo de otros”. Lo mismo pasa en WhatsApp, Telegram, Duo…

Esta es una oportunidad magnífica de ser Iglesia de compartir con otros en la clave común de Dios que habita en todos, y que se manifiesta en lo cotidiano que compartimos explícita o implícitamente.

0 Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.