Sergio Lazaro

La Virgen siempre está

Imagen de Nuestra Señora de Fátima, la que apareció en Cova de Iría.

“El 13 de Mayo en Cova de Iría bajó de los cielos la Virgen María
Vestida de Blanco, más bella que el Sol, con dulces palabras la Virgen habló.
Habló contra el lujo, contra el falso amor, pidió la pureza que agrada al Señor”

Es el Canto 345 del Cantoral Católico Cubano. Es de lo primero que se enseña a los niños en la Catequesis, porque con suave música y versos preciosos y simples enseña un mundo de María:
Vino bella, el pueblo creyente siempre la visto hermosa, su ser irradia belleza y ternura. Con esa dulzura hablo duro contra los males que nos aquejan y dio una salida, como en Caná, siempre nos brinda la salida para llegar a Dios: “¡sean puros!”… “¡hagan lo que él les diga!”. La enseñanza de la Virgen siempre es un acto de fe, no es una receta, porque los milagros se basan en nuestra fe, y sólo la fe le arranca esos milagros al Señor, también como en Caná, aunque “no haya llegado la hora”.

Ella siempre está. Ella viene a estar con nosotros en el momento duro. No “resuelve” nada pero está, nos acaricia, y eso lo resuelve todo.

En 1917, en Cova de Iría, en Portugal, la Virgen vino para acelerar la historia, para animarnos a arrancarle al Señor los milagros necesarios en una época especialmente dura: Pandemia en Europa, con la llamada Gripe Española que mató a 4 millones de personas; La Primera Guerra Mundial, que inauguró los grandes genocidios contemporáneos, y el Comunismo, como doctrina y régimen político instituido que aseguraba el fin de toda religión. No cabe duda que los milagros ocurrieron en estos últimos 100 años, pero hay que seguir trabajando por ser puros y orando.

0 Compartir