Sergio Lazaro

Propiciadoras de Ternura

«Maternidad», obra en grafito sobre cartulina, que mi hija Ana Laura regaló a mi esposa hoy.

El Arzobispo Dionisio García dice que las madres son las primeras en acercarnos a la Ternura de Dios. ¡Y tiene razón!

Dios les ha regalado esa presencia Suya en el vientre acogedor donde el ser humano recibe el Espíritu ya desde el momento de la Fecundación. No sólo se desarrolla la vida en el útero, también la Humanidad de la persona, que es eterna desde su comienzo.

La Iglesia toda es un Vientre, como el de nuestras madres, donde podemos encontrar calor, alimento y cariño, haciéndonos percibir las señales del mundo, pero de forma más dulce y atenuada, como para que podamos aprender a lidiar con ellas.

Esa Maternidad de la Iglesia es especialmente posible por las mujeres que la habitan, sobre todo esas que son especiales porque que son Madres en el Espíritu de Dios, con independencia de que lo sean o no en lo biológico.

Son las que nos escuchan, aconsejan, enseñan, perdonan, acompañan y arrullan con ternura en medio del cansancio, la fragilidad o el fracaso. Las que están siempre atentas, nos ayudan, y nos persuaden de la mejor forma de hacer las cosas (Jn 2, 1-11) como la Virgen María en las bodas de Caná.

¡Reciban hoy el mejor regalo! Ese regocijo infinito e íntimo que Dios regala sólo a ustedes.

0 Compartir