Sergio Lazaro
Nacimiento que se venera a la entrada del Hogar de Ancianos Santovenia de La Habana.

¡No temas María! El Señor está contigo. (Lc 1, 30)
El miedo está especialmente presente en este tiempo en Cuba y el mundo, no sólo por la pandemia, la injusticia o la miseria, también por la incertidumbre del porvenir, los sueños rotos, el desaliento y el cansancio. Nada más parecido a la Palestina de hace dos milenios, cuando una jovencita oraba, se sentía a sus anchas con Dios y podía ver aquella realidad con ojos distintos y decir que Sí a la audacia de lo desconocido, sólo porque Dios se lo propuso y le aseguró Su compañía.*

¡He aquí un magnífico programa de vida! Orar para superar el miedo y encontrar en Dios la mirada nueva que permite ver las oportunidades que se ocultan tras las dificultades, la fuerza que se necesita para emprender con audacia sobre esas oportunidades, y la confianza para esperar mientras se trabaja sin buscar glorias, sino el bien de quienes amamos.

¡Feliz Navidad!


* Con palabras así el Obispo Serpa encendió el corazón de la pequeña comunidad de mi barrio en este cuarto domingo de Adviento. ¡Bendito sea Dios que sigue hablándonos!

0 Compartir