Sergio Lazaro

Todos en el mismo barco

Comunidad de Sant’Egidio en Guatemala brinda alimentos a personas en la calle.

Nunca antes esto ha sido tan cierto, el COVID no es la primera epidemia, pero es la primera que se ha “servido” de la Globalización, la misma que ha unido a la gente, interconectado culturas y abierto grandes horizontes de relación. Pero también ha puesto de manifiesto las desigualdades y aumentado el drama de los pobres. El miedo se impone en muchas personas.

El Evangelio aparece entonces como la invitación a buscar a Dios en uno mismo, para salir al encuentro del otro, más allá del aislamiento. Estamos todos en el mismo barco, en la misma realidad, y la suerte de nuestro vecino, es la nuestra, querámoslo o no. Hace un año que el Papa Francisco bendijo al mundo y nos lo recordó.

0 Compartir