Necesito una buena noticia

Cuando uno tiene un enfermo o está en situación difícil, es cuando realmente valora lo que significa recibir «buenas noticias». No hay nada más preciado en la vida, pónganse a pensar. Lo regular, bueno o no tan bueno, ya no suele ser noticia, el espíritu humano necesita buenas noticias para moverse. Por eso el Evangelio se presenta como «Buena Noticia», y por eso nos invita a ver la vida no como algo «regular y sin noticias», sino como una suscesión de buenas noticias, que son muchas más que las malas y que influyen en la realidad mucho más. Hay que aprender a ver los dos tipos… y trabajar por las buenas.

Leer más